PATRI DIAZ AZCANO

“El corazón nunca olvida el lugar donde dejó sus mejores latidos»

La cooperación al desarrollo llamó a su puerta durante su época universitaria. La vida puso en su camino a personas que ya colaboraban en proyectos humanitarios. Conocer sus experiencias y la ilusión con la que hablaban de sus proyectos contribuyó a que empezase a involucrarse en este tipo de cosas.

“Al acabar la carrera en 2017, decidí que quería probar la experiencia de hacer un voluntariado en otro país. La verdad que pensaba que serían dos semanas y luego seguiría con mi vida. Sin embargo, ese tiempo me dio tanto y conocí personas tan fantásticas que decidí volver a España… a coger ropa de invierno y volver a Marruecos dos meses más de la mano de dos podólogas maravillosas”

Muere lleno de  recuerdos no de sueños por cumplir

Tras esa experiencia, las ideas y los sueños comenzaron a surgir y la siguiente pregunta fue: ¿y por qué no? Equipo Nómada supone un constante reto, tanto a nivel personal como profesional. La motivación para seguir aprendiendo, creciendo y construyendo. Es como un lienzo en blanco sobre el que pintar cualquier cosa que puedas imaginar, sabiendo que formas parte de un equipo que te va a respaldar hasta el final. Es lo bonito de haber conocido a personas con tus mismas ambiciones y que, en momentos de flaqueza, nunca te dejan caer. Porque en esto consiste la cooperación: en estar en lo bueno y en lo malo.